Crónicas del Ángel Gris

Por qué leí Crónicas del Ángel Gris

Si hay una leyenda, alguien puede intentar contradecirla. Pero no se saldrá con la suya mientras existan los Hombres Sensibles de Flores, creados por Alejandro Dolina para dar vida a sus Crónicas.

Incontables son los autores que se han dedicado minuciosamente a retratar las particularidades de la idiosincrasia porteña. La nostalgia, el tango, el café, los amigos y los romances clandestinos son apenas algunos de los tópicos que resultan ineludibles para comenzar a acercarnos a esa esencia que nos distingue, a ese conjunto arbitrario de características que nos definen. Alejandro Dolina, sin embargo, no sólo combinó aquellas temáticas de forma notable, sino que además agregó una bienvenida dosis de magia, de mística urbana, convirtiendo al lector en cómplice de una realidad incomprobable pero esperanzadoramente posible.

En Crónicas del Ángel Gris (1987) se reúnen varios de los relatos que el escritor publicó en la revista Humor Registrado a partir del año 1978, relatos en los que se nos presenta a una serie de pintorescos personajes, conocidos como los Hombres Sensibles de Flores. Un poeta, un polígrafo, un músico y un jugador empedernido, unidos por una amistad inquebrantable, se enfrentan simbólicamente a los Refutadores de Leyendas, agrupación en la que prevalece el orden, lo establecido y una incómoda monotonía en la que no hay lugar para la ilusión.

Dando vida a una mitología absolutamente propia y haciendo gala de una inocencia conmovedora, nuestros héroes comparten sus amores y sus desengaños, sus triunfos y sus fracasos, costumbres olvidadas y recuerdos de una infancia ya lejana. El paso del tiempo como enemigo invencible subyace en cada página, pero los Hombres Sensibles saben mejor que nadie que la única derrota verdadera consistiría en no presentar batalla con todas sus armas.

Es sencillo identificarse con estas Crónicas. Todos, en algún momento de nuestra vida, hemos fantaseado con emprender una gesta heroica que nos lleve de regreso a la Primera Novia o hemos añorado la simpleza de nuestras diversiones infantiles. Todos, por supuesto, hemos sucumbido ante los encantos de un amor imposible. Todos somos un poco como Manuel Mandeb, como Jorge Allen o como el “Ruso” Salzman, protagonistas excluyentes de estos relatos. Todos somos un poco como ellos porque, intuyo, no estamos dispuestos a resignarnos a lo que efectivamente es, sabiendo que en algún lugar existe un “podría ser” designado exclusivamente para nosotros.

Alejandro Dolina haciendo su programa "La Venganza será terrible" en vivo en Mar del Plata
Alejandro Dolina haciendo su programa «La Venganza será terrible» en Mar del Plata. Fuente: Ministerio de Cultura de la Nación, 2015.

En El Libro del Fantasma (1999) el autor continúa ahondando en el devenir de estos mismos personajes, en Bar del Infierno (2005) conviven con otros tantos relatos enfocados en la sabiduría china e incluso en la novela Cartas Marcadas (2012) ejercen un rol secundario, no obstante, es en este primer libro en el que más se destacan, en el que se sientan las bases de un estilo que puede remitir tanto a Jorge Luis Borges como al costumbrismo de Esperando la Carroza.

Si nos espera el olvido, tratemos de no merecerlo”, escribe Dolina en uno de las historias más logradas del Ángel Gris, quizás sin saber que gracias a sus relatos, él ya ha accedido a esa inmortalidad reservada únicamente para quienes nos invitan a conocer el lado más maravilloso de lo cotidiano.

Dylan

Dylan

Lector precoz, escritor tardío. Procrastinador compulsivo. Caminante, buscador, tomador de café, aprendiz.
Compartí

¿Querés transformarte en patrocinador de Por qué leer?
Ojo, todo patrocinio será premiado ; )

Más notas