Un día de Guillaume Guéraud

Un día, de Guillaume Guéraud y Sébastien Mourrain

83 / 100

Era un día cualquiera. Estaba barriendo porque la cuadrícula familiar me señalaba a mí como la encargada de levantar la mesa y dejar limpia la cocina. Mi papá, detonado por su jornada laboral -lo entiendo hoy, casi 20 años después- seguía sentado. -Quiero ir a dormir a la casa de Melina. -No. -¿Por qué? -Porque no. 

-Esa no es una razón, me envalentoné. La respuesta la había aprendido de mis propios padres. 

-Bueno, pero no. 

Sentí que la furia me abrasaba la garganta. Me supe impotente: sin permiso no iba a cumplirse mi deseo. Empecé a llorar de la bronca. Grité improperios varios que al principio tenían que ver con el asunto y luego se transformaron en cualquier cosa. “¡Cuando sea grande mi marido no se va a quedar sentado! ¡Me va a ayudar con las cosas de la casa!”, le disparé a mi viejo sin anestesia. 

Cuando abrí Un día, el libro de Gillaume Guéraud y Sébastien Mourrain editado por Limonero (2020) y traducido por Delfina Cabrera, las páginas me llevaron directo a esa sobremesa de mi adolescencia. El protagonista de esta historia tiene muchas cosas para decirles a sus mayores. Levanta el dedo índice y anuncia: “Un día voy a ser grande y voy a comer caramelos sin pedirle permiso a mi mamá”.

Está enojado y su despecho, se nota, tiene que ver con lo que siente como injusto: irse a dormir sin postre, que no le dejen adoptar un perro, que no haya tantas golosinas como desea… Todos sus problemas, está seguro, se van a terminar cuando crezca. El texto de Guéraud comparte importancia con las ilustraciones preciosas y detalladas de Mourrain.

Como todo libro de Limonero, Un día está pensado para niños, pero también es Apto para Todo Adulto (más que apto, recomendable). Es gracias a la ternura del niño protagonista que podemos recuperar nuestros propios recuerdos de la infancia donde ser mayores era la solución a las limitaciones, la pinza para cortar los alambrados. Pero vistos con otra perspectiva, podríamos decir que fue en el deseo de ser distintos que logramos fortalecernos y buscar en la diferencia el camino para ser nosotros mismos. 

No hay moraleja válida, pero sí una invitación a mirarnos. La propuesta literaria de Un día dotará de razones a los niños que se sientan limitados y suavizará los modos de los adultos que alguna vez fueron niños y gritaron fuerte “¡Cuando sea grande…!”.

Leé más reseñas de Por qué leer.

Cecilia Bona

Cecilia Bona

Soy periodista, productora y creadora de contenidos con más de 10 años de experiencia.
Compartí
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

¿Querés transformarte en patrocinador de Por qué leer?
Ojo, todo patrocinio será premiado ; )

Más reseñas